Junta de Andalucía≠Gestión


04 de septiembre de 2017

Reproduce la página de Stop Impuesto de Sucesiones un artículo publicado ayer en ABC de Sevilla titulado “Multa a las herencias” con el que estoy parcialmente de acuerdo. Parcialmente porque es cierto que las distintas agencias de la Junta de Andalucía no son sino enormes edificios llenos de funcionarios que en su mayoría no tienen competencias (y lo digo en plural para que nadie se ofenda si digo que no tienen competencia) y se dedican a… bueno, en muchos casos eso quisiéramos saber.
Si comprueban en este enlace al presupuesto de la Agencia Andaluza de Obra Pública a la que se hace mención el artículo citado, verán que de los casi 200 millones de presupuesto, casi 5 millones y medios se van en salarios (5 millones) y cagas sociales (seguridad social). Otros 146 millones son de obras ejecutadas por terceros más 1,3 millones de servicios exteriores y casi 16 millones de deudas con terceros.
¿Sus ingresos? Pues salvo 17 millones por “prestaciones de servicios” que seguro corresponden a las tasas por emitir los diversos certificados administrativos, el resto son subvenciones de la Junta de Andalucía.
Es decir, una Agencia con 5,5 millones en sueldos y salarios de funcionarios pero cuya labor, la obra pública, es realizada por terceros. ¿Para eso hace falta gastarse 5 millones y medio en sueldos?.
Pero decía que parcialmente, porque reitero lo que la comentaba hace dos meses en este blog, preguntándome porqué no gestionar en Andalucía el Impuesto de Sucesiones como en Madrid (comunidad a la que todos se aferran como panacea cuando hablan de este impuesto). Como allí decía, una gestión como en Madrid, DONDE TODOS PAGAN EL IMPUESTO supondría incluso una mayor recaudación en Andalucía.
Pero claro, volvemos a toparnos con la misma historia. Para conseguir eso, en la Junta de Andalucía deberían saber GESTIONAR, algo que, desgraciadamente, parece incompatible.
Los términos “Junta de Andalucía” y “Gestión” son conceptos antagónicos.