Devolución del Impuesto sobre Sucesiones: preparados para pagar


La noticia que la Junta de Andalucía “devuelve” el Impuesto sobre Sucesiones al Estado (http://www.elconfidencial.com/espana/andalucia/2017-03-14/susana-diaz-impuesto-sucesiones-cristobal-montoro-acoso_1348015/) no es más que otra muestra de cómo el partido que lleva 40 gobernando en Andalucía parece que sólo piensa en él y no en los andaluces (ojo, como todos, y que cada palo aguante su vela: hablo de Andalucía porque aquí vivo, pero allá Cataluña con su Convergencia y el 3% o Valencia con el PP). Pero aquí, en Andalucía como el pueblo, al que -todos los partidos- dicen servir, empieza a pedir que se suprima el cobro del impuesto -revolucionario- de sucesiones, en lugar de hacer como otras comunidades que prácticamente lo reducen al mínimo para sus habitantes, Andalucía lo devuelve pero no renuncian a cobrarlo, quieren que el Estado les compense, pero que el “trabajo sucio” (y la crítica) se la lleve otro.

Es más, con esa medida de devolverlo al Estado, TODOS los andaluces y andaluzas (seamos políticamente correctos) salen notablemente perjudicados por la sencilla razón que, si ahora, desde el 01 de enero de 2017, las sucesiones están exentas de pago en Andalucía si no superan los 250.000 por heredero, por aplicación de las reducciones previstas por la Junta (esas que otras comunidades consiguen que casi no pague nadie por las herencias de sus padres), al ceder el Impuesto al Estado se aplicaría a todos (andaluces y andaluzas) la escala estatal del impuesto que sólo prevé reducciones mínimas.

Para que se hagan una idea, pongamos un ejemplo típico: hijo que hereda de su padre/madre.

Si ahora hereda en Andalucía hasta 250.000,00 euros, no paga nada de impuesto de sucesiones. Pero si la gestión y recaudación del impuesto se hace por el Estado, de esa suma de 250.000 euros sólo podrían reducirse 15.956,87 euros. Es decir, la base imponible del impuesto queda en 234.043,13 euros, lo que significa que, gracias a esa devolución del PSOE al Estado, quien antes no pagaba en Andalucía deberá pagar 38.875,01 euros de impuesto. Ni más ni menos.

De no pagar nada, a tener que pagar 38.875,01 euros.

Supongamos ahora que la herencia la compone una serie de cuentas y plazos fijos generados por sus padres durante toda su vida y suman 80.000,00 euros. Pues, por esos 80.000,00 euros, por los que hasta ahora no se paga nada por sucesiones, con la devolución que pretende la Junta, el heredero deberá pagar por impuesto de sucesiones 6.809,66 euros.

Y ya decimos, no es que la Junta renuncie al cobro del impuesto. Lo devuelve al Estado para que éste lo cobre y después pedirle el dinero (más del que ya cobra). Y a jugar con el victimismo del “Estado que nos oprime”. Pues aun así, habrá quien aplauda esta devolución aunque tenga que pagar por sucesiones.