Algunas novedades de la nueva Ley de Procedimiento Administrativo


30 de septiembre de 2016

El próximo 2 de octubre entran en vigor la Ley 39/2015 de 1 de octubre, del procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, y la Ley 40/2015, de 1 de Octubre, de Régimen Jurídico del Sector Público,  y con ellas debe implantarse, al menos ese es su espíritu, la administración electrónica, si bien algunos puntos como el registro electrónico de apoderamientos, el registro de empleados públicos habilitados, el punto de acceso general electrónico de la Administración y el archivo único electrónico producirán efectos a los dos años de la entrada en vigor, el 2 de octubre de 2018.
Se “universaliza” el uso de la identificación electrónica para personas jurídicas, entidades sin personalidad jurídica, quienes ejerzan una actividad profesional para la que se requiera colegiación obligatoria, quienes representen a un obligado y los empleados públicos. Todos ellos estarán obligados a relacionarse a través de medios electrónicos con las Administraciones Públicas para la realización de cualquier trámite de un procedimiento administrativo. Hasta ahora la Agencia Tributaria ya exigía esta identificación electrónica pero desde ahora será obligatoria para cualquier tramite con cualquier administración pública.
Las personas físicas podrán voluntariamente optar por estos tramites electrónicos, pero si no lo hacen las Administraciones Públicas vienen obligadas a verificar la identidad de los interesados en el procedimiento administrativo y además cualquier notificación o comunicación con la administración deberá ser firmada por el interesado.
Del mismo modo, las notificaciones de las Administraciones serán preferentes por medios electrónicos.
Por último una de las principales novedades introducidas por la nueva Ley son los plazos, y así se prevé la posibilidad de establecer plazos en horas y se declara a los sábados como días inhábiles.
Pero sin duda la gran novedad introducida en la regulación de los términos y plazos administrativos es el señalamiento del cómputo de plazos por horas.
Y dado que si la Administración es electrónica se entiende abierta las 24 horas y en este sentido se regulan los plazos y el funcionamiento del registro electrónico en que el que se permite la presentación de documentos todos los días del año durante las veinticuatro horas.
Y por ende cuando los plazos se señalen por horas, se entiende que estas son hábiles, entendiendo por hábiles todas las horas del día que formen parte de un día hábil. En cuanto al inicio y final del cómputo, las horas se contarán de hora en hora y de minuto en minuto desde la hora y minuto en que tenga lugar la notificación o publicación del acto de que se trate.
¿Qué significa ésto? Pues que si recibo (“abro”) una notificación electrónica un jueves a las 11:12:00 de la mañana en la que se me da un plazo de 24 horas para por ejemplo aportar un documento escaneado, tendré que aportarlo por la misma vía antes de las 11:11:59 del día siguiente.